Campaña de recogida de firmas #UnaMedallaParaMarcos

Fernando Macarro Castillo, verdadero nombre de Marcos Ana, nació el 20 de enero de 1920 en Ventosa del Río Almar, una pequeña aldea de Salamanca. Hijo de Marcos y Ana (de aquí su pseudónimo literario), su infancia transcurrió en el seno de una familia pobre de jornaleros del campo. Asiste poco tiempo a la escuela, donde sólo aprendió a leer y escribir. Pronto hubo de ayudar a su familia en las faenas agrícolas, tarea que compaginó con la venta ambulante de pequeños artículos campesinos, ayudado de un carrito de mano para el transporte.

Vinculado en su juventud a diversas instituciones católicas, su compromiso político-moral dio un giro al ingresar en las Juventudes Socialistas Unificadas.

En 1936 estalla la sublevación franquista. Marcos Ana, cumplidos sus quince años de edad, se va voluntario al frente. Allí conoció a Rafael Alberti y María Teresa León, encuentro que supuso para él un hecho decisivo en su vida literaria posterior. Por este tiempo ingresa en el Partido Comunista de España (PCE).

Finalizada la contienda, en 1939, fue detenido, junto a millares de demócratas, y condenado a muerte. Permaneció encarcelado durante 23 años ininterrumpidos: toda su juventud y la mitad de su vida. En esa Universidad dolorosa escribió los poemas que traspasaron las cárceles y llevaron su nombre a través del mundo, contribuyendo a desencadenar una campaña de solidaridad en su favor.

Fue uno de los primeros presos políticos españoles defendidos por Amnistía Internacional. Al ser liberado en 1961, Marcos Ana recorrió Europa y gran parte de América, siendo recibido en Parlamentos, Universidades y centenares de concentraciones populares, promoviendo y organizando la solidaridad con los presos políticos y sus familias y denunciando las prácticas fascistas que, por entonces, se realizaban en España.

Fundó y dirigió en París, hasta el final de la dictadura franquista, el Centro de Información y solidaridad con España (CISE), que presidió Pablo Picasso. Apoyado por personalidades de la cultura y la política europeas, este Centro organizó la defensa de los derechos humanos, la acción por la Amnistía general y la ayuda moral y material a todas las víctimas de la represión política. Tras la muerte de Franco regresó a España en 1976, continuando en la legalidad sus actividades como miembro del Partido Comunista de España (PCE).

Su poesía ha sido calificada de “poesía de trinchera”, caracterizándose por la “fuerza de la convicción, la sentida sinceridad poética, la angustia, el miedo del hombre en el presidio”.

En 2007 publicó un libro de memorias ‘Decidme cómo es un árbol’, prologado por José Saramago, que ha sido traducido a otras lenguas.

En 2009 fue propuesto como candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. También a finales de dicho año, el Gobierno de España le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.

En enero de 2010 Marcos Ana fue el primer galardonado con el Premio René Cassin de Derechos Humanos, otorgado por el Gobierno Vasco.

En abril de 2011, el Consejo de Ministros de España le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

"#UnaMedallaParaMarcos"

Tras su muerte, son muchas las iniciativas que emergen por todo el país para recordar su memoria y su legado cultural y humano.

IUCyL ha tomado la iniciativa de solicitar a las Cortes de Castilla y León la concesión de la Medalla de Oro a Marcos Ana. Para ello IUCyL presentó ayer 18 de enero, con motivo del registro de dicha petición, una campaña de recogida de firmas a través de una web creada expresamente para esta propuesta.

También trasladó a los distintos municipios de la comunidad la solicitud de que los plenos municipales se pronuncien instando a las Cortes a conceder este galardón a Marcos Ana.

Estuvieron presentes en la rueda de prensa Esther López Barceló, responsable de Memoria Democrática y Proceso Constituyente de Izquierda Unida y José Sarrión Andaluz, Procurador en Cortes por IU-Equo y coordinador regional de IUCyL.

Puedes firmar la petición aquí.

Fuente: unamedallaparamarcos.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *