Interactuar con sensores táctiles adheridos a nuestro cuerpo

en

Un equipo de investigación de la Universidad de Saarland, Alemania, ha realizado una propuesta para ir más allá en la forma de interactuar con los dispositivos móviles creando un prototipo de sistema de sensores táctiles incorporados en una especie de pegatina hecha con materiales biocompatibles, flexibles y elásticos.

"Interactuar con sensores táctiles adheridos a nuestro cuerpo, iSkin"

El prototipo ha sido bautizado con el nombre de iSkin y se puede llevar puesto sobre la piel al ser muy fino y desarrollarse con diferentes formas y para distintas partes del cuerpo.

Los sensores pueden ser pequeños, para llevar en el dedo índice y poder manipularlo con el pulgar o también para la oreja; de tamaño medio para el dorso de la mano o más grande para el antebrazo.

De esta forma pasarían a ser parte del cuerpo humano permitiéndonos, por ejemplo, controlar el reproductor de música para pasar de canción o subir y bajar el volumen. Los investigadores también han ideado una extensión desenrollable con forma de teclado para los smartwatch o la posibilidad de contestar llamadas con un sensor adaptable a la oreja.

iSkin es una especie de sándwich con múltiples capas de silicona con partes conductivas y no conductivas de polidimetilsiloxano (PDMS). Por tanto, está hecho con materiales compatibles con la piel, flexibles y elásticos y con un grosor de entre 0,3 y 0,7 milímetros.

En la actualidad el prototipo de pegatinas está conectado por cable a un sistema informático, pero los investigadores esperan que los microchips que lleva incorporados permitan la comunicación inalámbrica con los dispositivos móviles en un futuro.

Los investigadores justifican su trabajo afirmando que la forma que predomina en la interacción con los sistemas informáticos actuales “no nos hace justicia como seres humanos”, y apelan a lo artificial que puede llegar a ser tener que comunicarnos a través de “una ventana rectangular, plana y rígida que nos separa del mundo digital en lugar de integrarlo profundamente en nuestro mundo físico”.

Partiendo de la teoría de que “las interfaces de usuario se combinan a la perfección con el mundo físico que nos rodea”, estos investigadores han probado y estudiado todo tipo de dispositivos para obtener interacciones “más efectivas, expresivas y cautivantes”.

Fuente: rtve.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *