Once años sin Marco Pantani

Ayer, como todos 14 de febrero desde el año 2004, el mundo del ciclismo recordaba a uno de los más grandes, a un escalador que hizo historia en el ciclismo, el inigualable Marco Pantani “Il Pirata”.

Muchos años son ya los que los aficionados del ciclismo seguimos recordando a aquel ciclista bajo de estatura, con aquella perilla, con un estilo diferente sobre la bicicleta y con un pañuelo cubriendo su cabeza, vestido casi siempre de rosa y de amarillo, los colores que le llevaron a la cima vistiendo el maillot de Mercatone Uno.

Muchos han sido los comentarios acerca de su muerte, muchos años después se ha seguido investigando si fue un suicidio voluntario o un homicidio o simplemente Pantani fue envenenado por la mafia en aquel hotel. Pero hoy, no vamos a hablar de ello, ese tema se lo dejamos a los especialistas que están trabajando en ello.

pantani

Hoy toca recordar la última victoria de Marco Pantani. El “Pirata” venció en la cima del Ventoux, por delante de Lance Armstrong, que regaló la etapa a Pantani ya que él tenía el Tour en el bolsillo. Ese gesto, de admiración o no, sentó mal a Pantani, un ganador nato por naturaleza. La decimoquinta etapa, una jornada con las subidas al Galibier, por la parte menos dura, a la Madeleine y a Courchevel, sería la última victoria del Pirata.

pantani

En el repecho del Telegraphe, Chava Jiménez empezó a mover la carrera, otro genio imcomprendido que acabó su vida demasiado pronto. “Chava” contaba con la ventaja del pelotón para dejarle ir, ya que tenía muchos minutos de desventaja respecto al líder. En la Madeleine, Fernando Escartín probaba suerte y a su rueda, salía un finísimo Jan Ullrich. 

Armstrong parecía mostrar signos de flaqueza, aunque su distancia con Ullrich era mayor a tres minutos. Por delante, Nardello, Lelli, Otxoa y “Chava” Jiménez seguían a buen ritmo, aunque poco conocedores de que por detrás venía un “avión” vestido de rosa. Antes de comenzar la parte dura de Courchevel, Pantani aceleró y Armstrong siguió su rueda. 

pantani

Roberto Heras también aguantaba a los dos mejores ciclistas del momento: Armstrong y Pantani. Por delante, Chava Jiménez soltaba a todos sus compañeros de fuga. Pantani seguía tirando de Armstrong, Heras y Botero, compañero del español que venía de la fuga del día. El italiano cada curva mantenía el ritmo, no se sentaba, estábamos disfrutando del puro Marco Pantani.

Cuando faltaban cinco kilómetros de meta, Pantani soltó a Heras y Armstrong, y se lanzó como un poseso a por “Chava Jiménez”, que llevaba más de media etapa en la fuga y estaba liderando la etapa en solitario. A falta de tres kilómetros de meta, Pantani llegó a la altura de Jiménez y lo pasó como una exhalación, el de Banesto solo tuvo tiempo de ver pasar a un auténtico genio de la bicicleta. El “Chava” también lo fue.

pantani

El Pirata se quedó en solitario, con la carretera hacia arriba, donde él sacaba todo su poder y demostraba que era el auténtico “number one”. Aquel día, Pantani no celebró ni el triunfo, pasó por línea de meta demostrando que quería ganar él, que no quería regalos de nadie. Por esto y mucho más, Pantani será eterno cada 14 de febrero.

Allá donde estés Marco, nos hiciste vibrar encima de la bicicleta, nos hiciste pasar 5 o 6 horas delante del televisor viendo tus etapas de montaña, sufrimos contigo en las contrarrelojs, reíamos contigo en el Giro y el Tour. #EternoPirata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *