Psicosis posparto: «Siempre temí volverme loca, y cuando tuve a mi hijo lo hice».

Jen Wight vivía con miedo a las enfermedades mentales después de que su hermana mayor, Jo, fuera seccionada cuando eran adolescentes. Pero a la edad de 36 años tenía un buen trabajo, estaba felizmente casada y acababa de dar a luz a un bebé sano. Parecía que se había estado preocupando sin razón alguna.

La gente siempre decía que éramos como dos guisantes en una vaina. Éramos tan parecidos que la gente se me acercaba en la calle y me decía: «¡Oye, Jo! «¿Cómo estás?»

Había tres años entre nosotros, pero éramos muy unidos. Incluso cuando éramos adolescentes, Jo siempre quiso incluirme y me llevaba con todos sus amigos guays.

Jo (left) and Jen (right, in white) pictured in 1989/90, not long before Jo became ill

Tuvimos una infancia muy segura y feliz al crecer en Stamford Hill, al norte de Londres. No había antecedentes de enfermedades mentales en nuestra familia, así que cuando Jo se enfermó a los 18 años fue una gran conmoción.

La primera vez que fue al hospital estuvo allí durante nueve meses. Iba a visitarla al pabellón psiquiátrico del Hospital Homerton, pero una combinación de la fuerte medicación que estaba tomando y la enfermedad en sí misma le había quitado completamente su personalidad. Mi hermosa, amable, amorosa y creativa hermana se había ido.

Agaché la cabeza y me aseguré de no molestar a mamá y papá ni causarles más problemas. Hicieron todo lo que pudieron para apoyarme y protegerme de lo que estaba pasando con Jo, pero fue muy, muy duro. La extrañé tanto. Siempre tenía una caja de pañuelos al lado de mi cama porque lloraba por la noche, las lágrimas caían de lado y llenaban mis oídos.

De alguna manera llegué a la conclusión de que como tenía una hermana esquizofrénica terminaría igual – Jo y yo éramos tan parecidos que estaba convencida de que debía estar en mí, como lo estaba en ella.

Jen (left) and her sister Jo pictured in 1977 or 1978

Así que el 15 de marzo de 1993, tres años después de la separación de Jo, pasé todo el día en la cama llorando en mi casa de estudiantes en Brighton, esperando que me pasara a mí. Tenía 18 años, como Jo, y me sentía muy triste. Lo curioso es que soy una persona racional -estaba haciendo una licenciatura en ciencias- pero estaba completamente convencido de que me iba a volver loco ese día, igual que Jo.

Pero no pasó nada y, con el paso del tiempo, mi miedo a volverme loco se desvaneció.

A los 29 años ya vivía en Londres. Había tenido varios novios, pero nadie con quien quisiera sentar cabeza, así que les dije a todos que estaba lista para conocer a alguien y mi amiga Harriet dijo: «Conozco al tipo perfecto».

Kai era tan guapo, tan inteligente y tan amable. Nos mudamos juntos después de un año.

Jen and Kai

A diferencia de mí, él siempre quiso tener hijos y poco a poco fui aceptando la idea. Realmente, realmente quería estar con él, y a medida que más y más de nuestros amigos comenzaron a tener hijos, me sorprendió el fuerte amor que sentía por ellos.

A finales de 2008 habíamos dejado nuestros trabajos en Londres y nos habíamos mudado a Australia, y vivíamos en Sydney cuando nuestro bebé llegó en enero de 2012.

Jen, pregnant on the beach in Australia

En esas primeras semanas locas después de que nació mi hijo, me sentí increíblemente feliz. Realmente no tenía ninguna experiencia en el cuidado de un bebé, pero antes del nacimiento había leído este fantástico libro, escrito por una comadrona, que lo cubría todo. Había un poco sobre la depresión posparto que recuerdo haber leído y pensado: «Eso no me va a pasar a mí, he pasado por momentos difíciles y he estado muy triste, pero nunca me he deprimido».

Pero en mi tercera noche en el hospital, después de haber tenido a mi hijo, estaba tan exhausta que no podía dormir y las cosas empezaron a parecer que se estaban deshaciendo en mi mente. Mis pensamientos se aceleraban, mi corazón latía demasiado rápido y me entró el pánico de que me estaba volviendo loco. En medio de la noche, después de horas sintiéndome paranoica y llorando, finalmente presioné el botón de llamada para pedir ayuda.

La enfermera que vino dijo: «Todo esto es totalmente normal. Casi todas las mujeres pasan por esto después de que nace su bebé. Estás exhausto y tus hormonas están cayendo en picado, sólo necesitas llorar».

El alivio me inundó. Lloré y lloré y lloré durante horas y horas. Sentí como si mis lágrimas estuvieran lavando mi peor miedo, el que me había perseguido durante más de 20 años. Había estado tan cerca de la locura como iba a estarlo y no me había vuelto loco.

Dónde obtener ayuda
Si usted ha sido afectado por alguno de los problemas planteados aquí, incluyendo la esquizofrenia, la depresión y la psicosis postparto, hay ayuda y apoyo disponibles a través de la Línea de Acción de la BBC.

Cuando salimos del hospital sentí que había comenzado mi vida de nuevo con mi adorable bebé y mi hermoso esposo. Vivíamos en un piso en el puerto de Sydney y durante un tiempo todo pareció maravilloso.

Me sentí ligero y libre, y bastante eufórico. Parecía como si la parte de mi cerebro que había estado inconscientemente ocupada con la preocupación de volverme loca durante todos esos años estuviera ahora libre y disponible para otras cosas.

Escribí listas y listas de todo lo que quería lograr, planeé viajes al extranjero y pasé horas navegando por la red, aunque la mayoría de las personas con un bebé recién nacido no tendrían tiempo para esas cosas.

Ninguno de nosotros se dio cuenta de que algo andaba mal. En algún momento, Kai le dijo a uno de sus amigos que estaba un poco preocupado porque yo estaba actuando como una loca, pero su amigo le dijo: «Mi esposa era exactamente igual, todos se vuelven un poco locos cuando llega el bebé».

A medida que pasaban las semanas, dormía cada vez menos, y a medida que subían los altibajos, también empezaron a aparecer los altibajos. Empecé a tener discusiones con Kai que continuarían hasta que nos agotaron, me sentía muy irritable y ansiosa por salir, y realmente luchaba con la lactancia materna. Yo realmente quería amamantar a mi hijo, pero para la quinta semana ya estaba extrayéndole leche y dándole el biberón porque el dolor se había vuelto insoportable.

Kai and Jen with their baby son

El 22º aniversario de la crisis de Jo se acercaba cuando la psicosis me golpeó. Kai y yo habíamos llevado a nuestro hijo al médico para sus cheques de seis semanas, y mientras hojeaba una revista en la sala de espera me convencí de que yo era la actriz Cameron Diaz y que me había mudado en secreto a Australia para tener a mi bebé.

Poco después, en un grupo de madres primerizas, una enfermera se alarmó por mi comportamiento. Estaba riendo incontrolablemente y le dije que estaba demasiado emocionado para dormir, mis palabras se desplomaban unas sobre otras. Al final de la sesión, cuando Kai llegó a recogerme a mí y a nuestro hijo, la enfermera le instó a que llamara inmediatamente al equipo de crisis de salud mental.

Me aterrorizaba que me seccionaran, pero me preguntaron cómo me sentía y si había pensado en hacerme daño a mi hijo o a mí mismo, y luego me recetaron un sedante para ayudarme a dormir.

Después de irse, llamaron a Kai para decirle que no me dejara sola con mi hijo, o en mi propio punto final. Algunas personas se asustarían mucho si alguien dijera eso de su esposa, pero Kai nunca me transmitió nada, sólo siguió cuidando de nosotros. Pero cuando me dijo, algún tiempo después, que pensaban que yo podría hacerle daño a nuestro hijo, me quedé completamente devastada.

Tenía pensamientos cada vez más extraños, así como períodos de euforia seguidos de una ansiedad aplastante. Empezaron a hablar sobre la psicosis postparto y me pusieron un medicamento antipsicótico – el mismo medicamento que Jo había tomado cuando se enfermó por primera vez. Me sentía asustada y sin esperanza, estaba un paso más cerca de estar tan enferma como ella.

Los delirios iban y venían: Iba a encontrar una cura para la parálisis cerebral; Barack Obama venía a Australia para discutir cómo atrapar pedófilos conmigo; podía controlar a los perros con mi mente. Estaba tan envuelto en lo que estaba pasando en mi cabeza que no me di cuenta de lo mucho que Kai estaba luchando. Él estaba haciendo todas las comidas de la noche, las comidas del día, el cambio de pañales y llevando toda la responsabilidad por mi hijo y por mí, sin apoyo de la familia.

Se sentaba en nuestro dormitorio escuchándome moverme por el piso en medio de la noche, cansado pero temeroso de lo que pudiera hacer. A veces me encontraba en la habitación de nuestro hijo con las luces encendidas, mirando fijamente al bebé o levantándolo de la cama, después de pasar horas tratando de asentarlo.

Finalmente, empujé a Kai demasiado lejos. En medio de una de nuestras discusiones, abrí la puerta principal de nuestro apartamento, salí al rellano de afuera – cinco pisos más arriba – y volteé mi pierna sobre el pasamanos. Kai me gritó y me sacó del borde.

No recuerdo que eso pasara, Kai sólo me lo dijo cuando estaba mucho mejor. Estaba horrorizado y furioso, pero se dio cuenta de que tenía que ir al hospital.

En el coche estaba asustado. Me imaginaba células acolchadas y camisas de fuerza, electrodos pegados a mi cabeza, electricidad revolviendo mi cerebro.

Afortunadamente, a Kai y a mi hijo se les permitió quedarse conmigo, pero después de una semana me di de alta. Los delirios parecían haber pasado y yo sólo quería llegar a casa y tratar de entender que ser una nueva mamá de nuevo. Pero sólo había estado fuera del hospital durante una semana cuando llegó la depresión.

El médico nos dijo que es muy común experimentar depresión después de un período de manía y delirios, pero ese fue el comienzo de meses de miseria desgarradora. El dolor era tan intenso en mis días realmente malos que consideré el suicidio como una salida. Pensamientos terribles giraban y giraban en mi cabeza.

«No puedo lidiar con este dolor, tengo que hacer algo, es lo único que puedo hacer, no puedo hacer eso, no puedo lidiar con este dolor….»

Lo único que me detuvo de actuar en esos pensamientos fue el daño que le causaría a Kai, a mi hijo y a mi familia. Pero luego me sentí tan culpable que como padre podría incluso considerar hacerle eso a mi hijo, que me sentí aún peor.

El progreso fue lento y doloroso, pero gradualmente, una vez que tomé una dosis efectiva de antidepresivos, sentí que estaba volviendo a la normalidad. Lo mejor fue cuando me di cuenta de que había empezado a disfrutar realmente de estar con mi hijo, en lugar de tener miedo de cuidarlo.

Jen and her son

Uno de los aspectos positivos de estar enfermo de psicosis es que me ha ayudado a entender la experiencia de Jo. Ahora tiene 46 años y ha creado una vida para sí misma: cocinar, cultivar cosas en su jardín y hacer tarjetas para las tiendas de caridad locales. Ella adora absolutamente a mi hijo. Ella le envía pequeños paquetes y le pinta cuadros, pero su enfermedad es una carga enorme para ella y la vida es muy dura.

Hice lo mejor que pude cuando tuve depresión, pero no era la madre que hubiera sido de otra manera – no me reí, y aunque traté de cantar, fue demasiado difícil. Me preocupaba que mi falta de amor y cuidado en esos primeros días pudiera haber dañado de alguna manera el desarrollo de mi hijo, pero una psicóloga infantil nos dijo que pensaba que el vínculo entre nosotros era bueno y que quizás lo más significativo que había hecho mi enfermedad era afectar mi confianza como madre.

Me he esforzado mucho y mucho y ahora mi relación con mi hijo es mucho mejor. Los dos hemos cambiado, él y yo. Tiene siete años y me da mucha alegría estar con él. Cuando has tenido el dolor extremo de una depresión severa, te has sentido suicida y lo has superado, la vida normal y las pequeñas cosas parecen tan maravillosas. Para mí, ser mamá es cada vez mejor con cada año que pasa.

Kai y yo pasamos juntos por una experiencia horrible, pero sobrevivimos y eso nos ha hecho más fuertes, ahora nos sentimos casi a prueba de bombas. Pero no tendría más hijos, sobre todo porque quiero minimizar el riesgo de volver a experimentar una depresión como esa. Y somos muy, muy felices, nos encanta ser una familia de tres personas.

Grandes datos: pueden detener los brotes de malaria antes de que comiencen.

Un estudio pionero realizado en Bangladesh ha revelado que la utilización de datos de las redes de telefonía móvil para rastrear el movimiento de personas en todo el país puede ayudar a predecir dónde es probable que se produzcan brotes de enfermedades como el paludismo, lo que permite a las autoridades sanitarias adoptar medidas preventivas.

Cada año, el paludismo mata a más de 400.000 personas en todo el mundo, en su mayoría niños.

Menpaw Mro subió a su hija pequeña sobre sus hombros y comenzó el largo viaje hasta el hospital más cercano, en Chittagong Hill Tracts, primero a pie, luego en barco y finalmente en un pequeño rickshaw motorizado.

El tiempo era desesperadamente corto.

Durante varios días, había asumido que la fiebre que afligía a Rum Rao Mro, de seis años de edad, no era grave y que pronto se recuperaría en su casa, en su aldea, en esta remota región de Bangladesh.

En cambio, la fiebre empeoró constantemente, poniendo su vida en peligro.

«No podía dormir, lloraba todo el tiempo y tenía dificultades para respirar», dice.

Nunca llegaron al hospital. Rum Rao murió en el último tramo del viaje. Había estado sufriendo de malaria severa.

Aunque en muchas zonas de Bangladesh el número de personas que se enferman o mueren a causa del paludismo ha disminuido drásticamente en los últimos años, sigue siendo un problema persistente en las Chittagong Hill Tracts, donde la región registra el mayor número de casos en el país.

Si ahora se abordan con éxito estos obstinados focos de malaria, se abrirá la tentadora posibilidad de que Bangladesh pueda finalmente declararse libre de la mortífera enfermedad.

Resistencia a los medicamentos
Pero los médicos de Hill Tracts creen que tienen poco tiempo para lograrlo, porque los parásitos que portan la enfermedad se están volviendo cada vez más resistentes a los medicamentos. Muchos medicamentos antipalúdicos ya no tienen ningún efecto.

Chittagong Hill Tracts

Esta resistencia a las drogas se originó en Camboya y ahora se ha extendido a Myanmar, que comparte frontera con las Colinas de Chittagong, al igual que partes de la India oriental.

«Es preocupante porque las cifras de malaria en India y Myanmar son peores que las nuestras», dice el Dr. Kamrul Hasan, que trabaja en uno de los principales hospitales de Hills Tracts. «Su tasa de infección es mucho más alta que la nuestra…. por eso existe la posibilidad de que la enfermedad se extienda a nuestro país.»

Pero ahora hay ayuda de una fuente inesperada: los teléfonos móviles de millones de bangladeshíes.

Es parte de un proyecto basado en la región de Chittagong que durante varios años ha estado siguiendo de forma anónima los movimientos de personas en la zona utilizando los datos de sus móviles.

Los grandes datos proporcionan una imagen precisa de los lugares a los que han viajado en la región y más allá, lo que permite predecir dónde es probable que ocurran los brotes de malaria.

Mientras que el paludismo es causado por mosquitos que pican a las personas y al hacerlo introducen parásitos del paludismo en el torrente sanguíneo, los propios insectos tienen un radio de acción muy corto.

Son los seres humanos que viajan a diferentes partes del país los que pueden propagar la enfermedad. Si son portadores de parásitos del paludismo, éstos pueden transmitirse a las poblaciones locales a través de las picaduras de mosquitos.

Bangladesh hospital

Acción preventiva
A miles de kilómetros de distancia, en la capital noruega, Oslo, la compañía telefónica Telenor recopila todos los datos anónimos y los envía para que sean analizados por académicos de la Escuela de Salud Pública de Harvard y una unidad de investigación en Tailandia dirigida por especialistas de las universidades de Oxford y Mahidol.

«Esta es la primera vez que utilizamos los datos móviles para dirigirnos a la población móvil y migrante dentro del país», dice el Dr. Mohammed Akataruzzaman, del Programa Nacional para la Eliminación del Paludismo de Bangladesh.

«Este tipo de grandes datos a través de las grabaciones de los teléfonos móviles y de las encuestas a los pacientes sobre la enfermedad, obviamente ayudarán a eliminar la malaria en el país».

Los diferentes tipos de datos, incluida la información médica proporcionada por el Ministerio de Salud de Bangladesh, se utilizan para crear mapas de riesgo que indican las posibles localizaciones de los brotes de paludismo, de modo que se pueda advertir a las autoridades sanitarias locales de que adopten medidas preventivas, como la fumigación con insecticidas y el acopio de mosquiteros y medicamentos para proteger a la población de la enfermedad.

«Creo que es extremadamente importante utilizar información precisa sobre los patrones de viaje para entender cómo se propagan estas enfermedades», dice Kenth Engo Monsen, científico investigador principal de Telenor.

«Y un operador móvil tiene esa información, así que si realmente vas a eliminar estas amenazas, entonces también tienes que usar esta información. Es una pieza del rompecabezas».

Esa es una opinión compartida por la Dra. Caroline Buckee, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, quien dice que comprender hacia dónde se desplazan los parásitos en Bangladesh es un gran paso adelante.

«Esto va a ser absolutamente fundamental para lograr la eliminación[del paludismo]», dice.

Y este uso innovador de datos de gran tamaño podría utilizarse para ayudar a combatir otras enfermedades, según el Sr. Monsen, quien cree que el proyecto de Bangladesh podría cambiar la forma en que se utilizarán los datos móviles en el futuro.

Los pueblos moribundos de Rusia inspiran a una estrella en ascenso en el mundo del arte

YAKSHINA, Rusia – Cristales rotos bajo los pies de Alisa Gorshenina mientras deambula por su antiguo jardín de infancia.

Pasando por las aulas abandonadas, inspecciona y recoge objetos que podrían ser útiles para su arte: juguetes rotos, carteles viejos, una gran muñeca de papel matrioshka que anida.

En el vestuario vacío, intenta recordar cuál de los compartimentos le pertenecía. «Creo que tenía un pez», dice Gorshenina, de 25 años.

Luego coloca su cámara, se pone una máscara y posa contra los murales pintados en las habitaciones llenas de basura esparcida.

Muchos otros edificios públicos y casas están en ruinas en la aldea de Yakshina, donde Gorshenina pasó los primeros seis años de su vida.

Las escenas de abandono no parecerían fuera de lugar en la zona de exclusión nuclear de Chernóbil o en la inquietante película de 1979 de Andrei Tarkovsky, «Stalker».

Yakshina es uno de los pueblos moribundos de Rusia. Alrededor de 20.000 están ahora totalmente abandonados, según las cifras oficiales. Alrededor de 36.000 tienen menos de 10 residentes cada uno.

Años de malestar económico y social que han devastado las comunidades rurales de Rusia son los culpables.

Los retratos fantasmales de Gorshenina de Yakshina han ganado su reconocimiento como una de las estrellas emergentes de la escena artística rusa. Incluso realizó una exposición individual en el VDNH de Moscú, uno de los espacios de arte más prestigiosos de la capital rusa.

Su trabajo se caracteriza sobre todo por los trajes textiles y las máscaras que confecciona con ropa de cama y cortinas viejas. Expresa tanto los recuerdos de su infancia como la propia visión de Gorshenina sobre la mitología de su pueblo natal.

Para Gorshenina, el declive del centro rural de Rusia, y de Yakshina en particular, está ligado a su historia familiar.

Su madre, Tatyana, una niña de la ciudad, se mudó a Yakshina para realizar prácticas agrícolas cuando tenía 18 años. Terminó enamorándose y casándose con Alexei Gorshenin.

«Para mí el pueblo era muy romántico, y dejé todo atrás y vine allí. Al principio todo estaba bien, pero era difícil para una persona de la ciudad acostumbrarse a ello», dijo Tatyana Gorshenina a NBC News en su pequeña casa de una habitación en las afueras de Niznhiy Tagil, la ciudad industrial donde ahora vive la familia.

La década de 1990 fue dura para millones de rusos, con un desempleo masivo y escasez de productos básicos, entre ellos alimentos.

Hong Kong se sumergió en una crisis política después de que cientos de miles de personas protestaran por la ley de extradición

HONG KONG – Hong Kong se sumergió en una nueva crisis política el domingo por la noche después de que cientos de miles de personas salieran a las calles para frustrar una propuesta de ley de extradición que permitiría que los sospechosos fueran enviados a China continental para ser juzgados.

Después de siete horas de marcha, los organizadores estimaron que participaron 1.030.000 personas, muy por encima de una manifestación en 2003, cuando la mitad de ese número salió a las calles para desafiar con éxito los planes del gobierno de endurecer las leyes de seguridad nacional.

Un portavoz de la policía dijo que la policía estimó que 240.000 personas se encontraban en la marcha «en su apogeo».

El derramamiento del domingo ya estaba aumentando la presión sobre la administración de la directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, y sus patrocinadores oficiales en Pekín.

«Ella tiene que retirar el proyecto de ley y renunciar», dijo el veterano legislador del Partido Demócrata James To a las multitudes que se reunieron frente al parlamento de la ciudad y a la sede del gobierno en el distrito comercial del Almirantazgo el domingo por la noche.

«Todo Hong Kong está en su contra».

Después de hablar To, miles de personas seguían llegando, habiendo comenzado la marcha cinco horas antes, llenando cuatro carriles de una calle principal.

Algunos estaban sentados en un parque cercano cantando «aleluya», pero en una carretera cercana se creaban tensiones después de horas de protestas pacíficas.

La policía antidisturbios armada con porras y cascos se estaba reuniendo mientras que la emisora RTHK, financiada por el gobierno, informaba de que utilizaba aerosol de pimienta en seis hombres enmascarados que intentaban bloquear la carretera.

Lam aún no ha comentado sobre el mitin y el futuro del proyecto de ley, que se debatirá en el Consejo Legislativo el miércoles y que podría convertirse en ley a finales de junio.

Lam ha modificado las enmiendas pero se ha negado a retirar la ley, diciendo que es vital tapar una «laguna jurídica» de larga data.

La manifestación puso fin a semanas de creciente indignación en las comunidades empresarial, diplomática y jurídica, que temen la corrosión de la autonomía jurídica de Hong Kong y la dificultad de garantizar las protecciones judiciales básicas en la China continental.

Funcionarios de Estados Unidos y Europa han emitido advertencias formales -preocupaciones que coinciden con las de los grupos de presión internacionales de negocios y derechos humanos que temen que los cambios afecten el estado de derecho de Hong Kong. La antigua colonia británica fue devuelta al gobierno chino en 1997, en medio de garantías de autonomía y de varias libertades, incluyendo un sistema legal separado, que muchos diplomáticos y líderes empresariales creen que es el activo más fuerte que queda de la ciudad.

La inusualmente amplia oposición al proyecto de ley sobre las entregas que se presentó el domingo se produjo en medio de una serie de medidas gubernamentales para profundizar los vínculos entre el sur de China continental y Hong Kong.

Los cánticos de «sin extradición de China, no hay ley malvada» resonaron por las calles de la ciudad mientras los manifestantes serpenteaban por los distritos comerciales de Causeway Bay y Wanchai, mientras que los manifestantes pedían la renuncia de Lam y otros altos funcionarios.

Algunos portaban paraguas amarillos -un símbolo de las protestas a favor de la democracia- que ahogaron las principales calles de la ciudad durante 79 días en 2014.

Protesta de base amplia y de buen carácter
Un manifestante sostenía un cartel que decía «Llévate a Carrie», mientras que otro declaraba «Extráete, Carrie». Otro letrero decía «hagamos grande a Hong Kong de nuevo», con una foto que representaba al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidiendo a Lam.

La gentil multitud incluía a familias jóvenes que empujaban a sus bebés en cochecitos, así como a los ancianos que se enfrentaban a un calor de 32 grados centígrados (90 grados centígrados), algunos rociándose entre sí con vaporizadores de agua.

Un millón de nuevas infecciones de transmisión sexual cada día, dice la OMS

La Organización Mundial de la Salud ha calculado que cada día se producen un millón de nuevas infecciones de transmisión sexual (ITS).

Esto significa más de 376 millones de casos nuevos al año de cuatro infecciones: clamidia, gonorrea, tricomoniasis y sífilis.

La OMS destaca la falta de progreso para detener la propagación de las ITS, y dice que sus cifras son una «llamada de atención».

Los expertos están particularmente preocupados por el aumento de las ITS resistentes a los medicamentos.

La OMS evalúa regularmente el impacto global de las cuatro infecciones comunes de transmisión sexual.

Examina las investigaciones publicadas y recopila informes de sus trabajadores en países de todo el mundo.

En comparación con su último análisis en 2012, la OMS informa de que «no se ha producido un descenso sustancial» en las tasas de infecciones nuevas o existentes.

Sugiere que alrededor de una de cada 25 personas en el mundo tiene al menos una de estas cuatro ITS, y que algunas experimentan múltiples infecciones al mismo tiempo.

Las cifras sugieren que entre las personas de 15 a 49 años de edad en 2016 había:

156 millones de nuevos casos de tricomoniasis
127 millones de nuevos casos de clamidia
87 millones de nuevos casos de gonorrea
6.3 millones de nuevos casos de sífilis
La tricomoniasis es causada por una infección por un parásito durante las relaciones sexuales. La clamidia, la sífilis y la gonorrea son infecciones bacterianas.

«Heraldos de una crisis más amplia
Los síntomas de las ITS pueden incluir secreción, dolor al orinar y sangrado entre períodos. Sin embargo, muchos casos no presentan síntomas.

Las complicaciones graves pueden incluir enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad en mujeres por clamidia y gonorrea, y enfermedad cardiovascular y neurológica por sífilis.

Si una mujer contrae una ITS durante el embarazo, puede provocar mortinatos, nacimientos prematuros, bajo peso al nacer y problemas de salud para el bebé, como neumonía, ceguera y deformidades congénitas.

El Dr. Peter Salama, de la OMS, dijo: «Estamos viendo una preocupante falta de progreso para detener la propagación de las infecciones de transmisión sexual en todo el mundo.

«Esta es una llamada de atención para un esfuerzo concertado para asegurar que todos, en todas partes, tengan acceso a los servicios que necesitan para prevenir y tratar estas enfermedades debilitantes».

Practicar el sexo seguro, en particular mediante el uso del preservativo, y un mejor acceso a las pruebas son cruciales, dice la OMS.

En términos de tratamiento, las ITS bacterianas pueden ser tratadas y curadas con medicamentos ampliamente disponibles.

Pero el tratamiento de la sífilis se ha hecho más difícil debido a la escasez del tipo específico de penicilina necesaria, y ha habido un aumento en los casos de la llamada «supergonorrea», que es casi imposible de tratar.

El Dr. Tim Jinks, jefe del programa de Infecciones Resistentes a los Medicamentos de Wellcome, dijo: «Los casos de gonorrea que no se pueden tratar son presagios de una crisis más amplia, en la que las infecciones comunes son cada vez más difíciles de tratar.

«Necesitamos urgentemente reducir la propagación de estas infecciones e invertir en nuevos antibióticos y tratamientos para reemplazar los que ya no funcionan».

Los grandes brotes de Ébola son normales, dice la OMS

El mundo está entrando en una «nueva fase» en la que los grandes brotes de enfermedades mortales como el Ébola son una «nueva normalidad», ha advertido la Organización Mundial de la Salud.

Los anteriores brotes de Ébola afectaron a un número relativamente pequeño de personas.

Pero la República Democrática del Congo está lidiando con el segundo brote más grande de la historia, sólo tres años después de que el más grande del mundo terminara.

La OMS dijo que los países y otros organismos deben concentrarse en la preparación para nuevas epidemias mortales.

¿Qué es el Ébola?
El Ébola es un virus que inicialmente causa fiebre repentina, debilidad intensa, dolor muscular y dolor de garganta.
Progresa a vómitos, diarrea y hemorragias internas y externas.
Las personas se infectan cuando tienen contacto directo a través de la piel rota, o la boca y la nariz, con la sangre, el vómito, las heces o los fluidos corporales de alguien con Ébola.
Los pacientes tienden a morir de deshidratación y de insuficiencia orgánica múltiple.
Ha habido 2.025 casos de Ébola y 1.357 muertes por el virus durante el brote en la República Democrática del Congo.

El mayor brote, en África occidental en 2014-16, afectó a 28.616 personas, principalmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Hubo 11.310 muertes.

Sin embargo, los 12 brotes entre 2000 y 2010 promediaron menos de 100 casos.

Entonces, ¿por qué los brotes modernos son mucho más grandes?

«Estamos entrando en una fase muy nueva de epidemias de alto impacto y esto no es sólo el Ébola», me dijo el Dr. Michael Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias de la OMS.

Dijo que el mundo está «viendo una convergencia de riesgos muy preocupante» que está aumentando los peligros de enfermedades como el Ébola, el cólera y la fiebre amarilla.

Dijo que el cambio climático, las enfermedades emergentes, la explotación de la selva tropical, las poblaciones grandes y altamente móviles, los gobiernos débiles y los conflictos están haciendo que los brotes sean más probables de que ocurran y más probables de que aumenten de tamaño una vez que lo hagan.

Conózcalo todo».
El Dr. Ryan dijo que la Organización Mundial de la Salud está haciendo un seguimiento de 160 casos de enfermedades en todo el mundo y que nueve son emergencias de tercer grado (el nivel de emergencia más alto de la OMS).

«Creo que nunca hemos tenido una situación en la que estemos respondiendo a tantas emergencias a la vez. Esta es una nueva normalidad, no espero que la frecuencia de estos eventos se reduzca».

Como resultado, argumentó que los países y otros organismos necesitaban «prepararse[y] estar preparados para estas epidemias».

El brote en la República Democrática del Congo sigue preocupando a las autoridades sanitarias.

El número de casos tardó 224 días en llegar a los 1.000, pero sólo 71 días más para llegar a los 2.000.

La lucha contra la enfermedad se ha visto complicada por el conflicto en la región: entre enero y mayo se produjeron más de 40 ataques contra instalaciones sanitarias.

Otro problema es la desconfianza hacia los trabajadores de la salud, ya que alrededor de un tercio de las muertes se producen en la comunidad. Esto significa que las personas no están buscando tratamiento y corren el riesgo de propagar la enfermedad a sus vecinos y familiares.

La Dra. Josie Golding, líder de las epidemias en el Wellcome Trust, dijo que el mundo necesita prepararse mejor para tales brotes.

«Con el Ébola en África Occidental, esa era la movilidad de las personas y la porosidad de las fronteras, ese es ahora el mundo en el que vivimos, que no se detendrá», dijo.

El cambio climático podría provocar más brotes como el cólera en Mozambique después del ciclón Idai, dijo. Sin embargo, espera que las enfermedades resultantes de las crisis humanitarias no sean una nueva normalidad.

«La preparación tiene que ser mejor, podemos ver el movimiento de las poblaciones y el cambio climático, mucho de esto lo podemos ver venir, y necesitamos más recursos para planear y prepararnos».

Contaminación generalizada: Un estudio encuentra que los ríos de todo el mundo están contaminados con antibióticos

La concentración de antibióticos que se encuentra en algunos de los ríos del mundo ha superado en hasta 300 veces los niveles considerados seguros, y podría contribuir a la emergente crisis sanitaria mundial causada por la resistencia a los antimicrobianos, según un nuevo estudio.

El estudio dirigido por la Universidad de York en el Reino Unido examinó las concentraciones de 14 antibióticos de uso común en ríos de 72 países de seis continentes y detectó antibióticos en el 65 por ciento de los sitios monitoreados.

LEER MÁS: Cultura de venta libre – Por qué no debe tirar la medicación por el inodoro

Los investigadores compararon los datos con los niveles establecidos por la Alianza de la Industria de la Resistencia a los Antimicrobianos, que describe el «rango seguro» en un rango de 20.000 a 32.000 nanogramos por litro (ng/l) de agua dependiendo del antibiótico.

Lo que los investigadores encontraron
El estudio encontró que el metronidazol, que se usa para tratar infecciones bacterianas como las infecciones de la piel y la boca, excedía los niveles seguros por el mayor margen. En un lugar de Bangladesh se encontró metronidazol en concentraciones 300 veces superiores al nivel seguro.

Según el estudio, en el río Támesis y uno de sus afluentes en Londres, los investigadores detectaron una concentración máxima total de antibióticos de 233 ng/l, muy dentro del rango seguro.

Sin embargo, en Bangladesh, el estudio encontró que la concentración era 170 veces mayor.

LEER MÁS: Cómo Canadá’dejó caer la pelota’ en las infecciones resistentes a los medicamentos

Los investigadores también detectaron la trimetoprima, un medicamento utilizado principalmente para tratar infecciones del tracto urinario, en 307 de los 711 sitios, lo que la convierte en el antibiótico más prevalente encontrado durante el estudio.

El estudio encontró que la ciprofloxacina, usada para tratar un número de infecciones bacterianas, fue el antibiótico que se encontró con más frecuencia excediendo los niveles seguros, superando el umbral de seguridad en 51 de los sitios monitoreados.

VIGILANCIA: Cómo deshacerse de los medicamentos recetados de manera segura

Los investigadores encontraron que los antibióticos excedían en gran medida los niveles de seguridad en lugares en Bangladesh, Kenia, Ghana, Pakistán y Nigeria. Sin embargo, los sitios en Europa, América del Norte y América del Sur también registraron niveles de preocupación.

El estudio también reveló que los sitios de alto riesgo se encontraban más a menudo junto a sistemas de tratamiento de aguas residuales o vertederos de desechos o aguas residuales y en algunas zonas de agitación política.

Cómo está a la altura de Canadá
Según el Dr. John Wilkinson, del departamento de medio ambiente y geografía de la Universidad de York, aunque el 15% de los sitios estudiados en América del Norte excedían el rango de seguridad, ninguno de ellos se encontraba en Canadá.

Wilkinson, que coordinó el trabajo de monitoreo del estudio, dijo a los investigadores de Global News que recolectaron muestras en Toronto, Calgary y Ottawa, y que sí detectaron antibióticos en cada uno de los sitios, sin embargo, no excedieron el umbral «seguro».

Esto, dice Wilkinson, se debe en gran medida a la efectiva infraestructura de tratamiento de aguas residuales de Canadá.

Contaminación del agua y sus efectos en los seres humanos
Un informe de diciembre de 2017 del Departamento de Medio Ambiente de las Naciones Unidas reveló que cuando los compuestos antimicrobianos de los hogares, hospitales, instalaciones farmacéuticas y escorrentías agrícolas liberados en el medio ambiente entraron en contacto directo con bacterias naturales, se produjo una evolución bacteriana y la aparición de cepas más resistentes a los medicamentos.

«Una vez consumidos, la mayoría de los antibióticos se excretan sin metabolizar junto con bacterias resistentes, lo que representa hasta el 80% de los antibióticos consumidos», señala el informe.

LEER MÁS: La escasez de antibióticos es un problema creciente en todo el mundo, según un informe

Dado que el uso humano de antibióticos ha aumentado en un 36% en el siglo XXI y que se prevé que el uso de antibióticos para el ganado aumente en un 67% para 2030, el problema es cada vez mayor, según el informe.

Según el informe, hasta un 75 por ciento de los antibióticos utilizados en la acuicultura pueden perderse en el medio ambiente circundante.

Además, el informe dice que las instalaciones de tratamiento de aguas residuales son incapaces de eliminar todos los antibióticos y bacterias resistentes y, en algunos casos, podrían convertirse en puntos críticos para la resistencia a los antimicrobianos.

Se ha encontrado el límite máximo de resistencia humana

El límite máximo de la resistencia humana ha sido elaborado por científicos que analizan una carrera de 3.000 millas, el Tour de Francia y otros eventos de élite.

Mostraron que el tapón era 2.5 veces la tasa metabólica en reposo del cuerpo, o 4,000 calorías al día para una persona promedio.

Cualquier cosa más alta que eso no es sostenible a largo plazo.

La investigación, realizada por la Universidad de Duke, también mostró que las mujeres embarazadas eran especialistas en resistencia, viviendo casi al límite de lo que el cuerpo humano puede soportar.

El estudio comenzó con la Race Across the USA en la que los atletas corrieron 3,080 millas desde California hasta Washington DC en 140 días.

Los competidores corrían seis maratones a la semana durante meses, y los científicos estaban investigando el efecto en sus cuerpos.

Man in tent

La tasa metabólica en reposo -las calorías que el cuerpo quema cuando se relaja- se registró antes y durante la carrera.

Y se registraron las calorías quemadas en el evento de resistencia extrema.

El estudio, en Science Advances, mostró que el uso de energía comenzó alto pero finalmente se estabilizó en 2.5 veces la tasa metabólica en reposo.

El estudio encontró un patrón entre la duración de un evento deportivo y el gasto de energía; y que mientras que correr un maratón puede ser más allá de muchos, no está ni mucho menos cerca del límite de la resistencia humana.

-Los corredores de maratón (sólo uno) utilizaron 15,6 veces su tasa metabólica en reposo.
-Los ciclistas durante los 23 días del Tour de Francia utilizaron 4,9 veces su tasa metabólica en reposo.
-Un caminante antártico de 95 días usó 3,5 veces la tasa metabólica en reposo


«Puedes hacer cosas muy intensas durante un par de días, pero si quieres durar más tiempo, tienes que volver a marcarlo», dijo News el Dr. Herman Pontzer, de la Universidad de Duke.

Y añadió: «Cada punto de datos, para cada evento, está todo mapeado en esta barrera de resistencia humana maravillosamente nítida.

«Nadie que conozcamos ha empujado nunca a través de ella.»

Durante el embarazo, el uso de energía de las mujeres alcanza un máximo de 2.2 veces su tasa metabólica en reposo, mostró el estudio.

Runners in the Race Across the USA

Los investigadores argumentan que la cifra de 2.5 podría deberse al sistema digestivo humano, en lugar de tener que ver con el corazón, los pulmones o los músculos.

Descubrieron que el cuerpo no puede digerir, absorber y procesar suficientes calorías y nutrientes para mantener un mayor nivel de uso de energía.

El cuerpo puede utilizar sus propios recursos quemando grasa o masa muscular – que puede ser recuperada después – en eventos más cortos.

Pero en eventos extremos – en los límites del agotamiento humano – el cuerpo tiene que equilibrar su uso de energía, argumentan los investigadores.

El Dr. Pontzer dijo que los hallazgos podrían eventualmente ayudar a los atletas.

«En el Tour de Francia, saber dónde está tu techo te permite ir a toda velocidad.

«En segundo lugar, estamos hablando de la resistencia a lo largo de días, semanas y meses, por lo que es más aplicable a los regímenes de entrenamiento y a pensar si encajan con los límites metabólicos a largo plazo del cuerpo».

YouTube, una puerta abierta para los pedófilos

Christiane C. no se dio cuenta de nada cuando su hija de 10 años y una amiga subieron un video de ellos mismos jugando en una piscina en el patio trasero.

«El video es inocente, no es gran cosa», dijo Christiane, que vive en un suburbio de Río de Janeiro.

Unos días después, su hija compartió noticias emocionantes: El video tuvo miles de visitas. Al poco tiempo, había alcanzado los 400.000, una cifra asombrosa para un vídeo de un niño en traje de baño de dos piezas con su amiga.

«Volví a ver el video y me asusté por el número de visitas», dijo Christiane.

Tenía razones para estarlo.

Un equipo de investigadores ha descubierto que el sistema de recomendación automatizado de YouTube, que impulsa la mayor parte de los miles de millones de visitas de la plataforma sugiriendo lo que los usuarios deberían ver a continuación, había comenzado a mostrar el video a los usuarios que veían otros videos de niños preadolescentes y parcialmente vestidos.

YouTube había curado los videos de todos sus archivos, a veces sacando las películas caseras, por lo demás inocuas, de familias que no lo sabían, dicen los investigadores. En muchos casos, su algoritmo refería a los usuarios a los vídeos después de haber visto contenido de temática sexual.

El resultado fue un catálogo de videos que, según los expertos, sexualiza a los niños.

«Es el algoritmo de YouTube el que conecta estos canales», dijo Jonas Kaiser, uno de los tres investigadores del Berkman Klein Center for Internet and Society de Harvard, que se tropezó con los videos mientras investigaba el impacto de YouTube en Brasil. «Eso es lo que da miedo.»

El video de la hija de Christiane fue promovido por los sistemas de YouTube meses después de que la compañía fue alertada de que tenía un problema de pedofilia. En febrero, Wired y otros medios de comunicación informaron que los depredadores estaban usando la sección de comentarios de los videos de YouTube con niños para guiar a otros pedófilos.

Ese mes, llamando al problema «profundamente preocupante», YouTube desactivó los comentarios sobre muchos videos con niños en ellos.

Pero el sistema de recomendaciones, que sigue en funcionamiento, ha reunido docenas de vídeos de este tipo en un repositorio nuevo y fácil de ver, y los ha hecho llegar a un público muy amplio.

YouTube nunca se propuso servir a usuarios con intereses sexuales en niños – pero al final, dijo el Sr. Kaiser, su sistema automatizado logró mantenerlos vigilando con recomendaciones que él llamó «inquietantemente puntuales».

Los usuarios no necesitan buscar vídeos de niños para acabar viéndolos. La plataforma puede llevarlos allí a través de una progresión de recomendaciones.

Así que un usuario que ve videos eróticos podría ser recomendado videos de mujeres que se vuelven visiblemente más jóvenes, y luego mujeres que posan provocativamente en la ropa de los niños. Eventualmente, a algunos usuarios se les pueden presentar videos de niñas de tan sólo 5 ó 6 años que usan trajes de baño, o que se visten o se dividen.

Por sí solo, cada video puede ser perfectamente inocente, una película casera, digamos, hecha por un niño. Cualquier fotograma revelador es efímero y parece accidental. Pero, agrupados, sus rasgos comunes se vuelven inconfundibles.

Un estudio sugiere que un hongo modificado genéticamente mata rápidamente al 99% de los mosquitos de la malaria

Un estudio sugiere que un hongo, genéticamente mejorado para producir toxina de araña, puede matar rápidamente a un gran número de mosquitos que propagan el paludismo.

Las pruebas, que tuvieron lugar en Burkina Faso, mostraron que las poblaciones de mosquitos colapsaron en un 99% en 45 días.

Los investigadores dicen que su objetivo no es extinguir los insectos, sino ayudar a detener la propagación de la malaria.

La enfermedad, que se propaga cuando las hembras de los mosquitos beben sangre, mata a más de 400.000 personas al año.

En todo el mundo hay unos 219 millones de casos de paludismo cada año.

Los investigadores de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, y del instituto de investigación IRSS de Burkina Faso, identificaron por primera vez un hongo llamado Metarhizium pingshaense, que infecta de forma natural a los mosquitos Anopheles que propagan el paludismo.

La siguiente etapa era realzar el hongo. «Son muy maleables, se pueden manipular genéticamente muy fácilmente», dijo el profesor Raymond St Leger, de la Universidad de Maryland.

Se convirtieron en una toxina que se encuentra en el veneno de una especie de araña de tela de embudo en Australia.

Las instrucciones genéticas para producir la toxina se agregaron al propio código genético del hongo para que comenzara a producir la toxina una vez que estuviera dentro de un mosquito.

«Una araña usa sus colmillos para perforar la piel de los insectos e inyectar toxinas, reemplazamos los colmillos de la araña con Metarhizium», explicó el Prof. St Leger.

Las pruebas de laboratorio mostraron que el hongo modificado genéticamente podía matar más rápido y que se necesitaban menos esporas de hongos para hacer el trabajo. El siguiente paso fue probar el hongo lo más cerca posible de las condiciones del mundo real.

Las esporas del hongo se mezclaron con aceite de ajonjolí y se limpiaron con sábanas de algodón negro. Los mosquitos tenían que aterrizar en las hojas para estar expuestos al hongo mortal. Los investigadores comenzaron los experimentos con 1,500 mosquitos.

Los resultados, publicados en la revista Science, mostraron que los números se dispararon cuando los insectos se dejaron solos. Pero cuando se utilizó el hongo araña-toxina, sólo quedaban 13 mosquitos después de 45 días.

En Burkina Faso se estableció una falsa aldea de 6.500 pies cuadrados, con plantas, cabañas, fuentes de agua y alimentos para los mosquitos. Estaba rodeado por una doble capa de mosquiteros para evitar que se escapara algo.

«El hongo transgénico colapsó rápidamente la población de mosquitos en sólo dos generaciones», dijo el Dr. Brian Lovett, de la Universidad de Maryland.

Las pruebas también demostraron que el hongo era específico de estos mosquitos y no afectaba a otros insectos como las abejas.

Añadió: «Nuestra tecnología no tiene como objetivo impulsar la extinción de los mosquitos, lo que pretendemos es romper la transmisión de la malaria en una zona».

Se necesitan nuevas herramientas para combatir el paludismo, ya que los mosquitos se están volviendo resistentes a los insecticidas. La Organización Mundial de la Salud ha advertido que los casos están aumentando en los 10 países más afectados de África.

Al comentar sobre los hallazgos, el profesor Michael Bonsall, de la Universidad de Oxford, dijo: «Genial… este es un estudio súper emocionante.

«Las perspectivas de controlar a los mosquitos con este hongo modificado son altas.

«Se necesitan regulaciones proporcionadas de bioseguridad para asegurar que la viabilidad de este y otros enfoques para el control de vectores (mosquitos) usando métodos genéticos no se pierdan por restricciones excesivamente celosas.»

El Dr. Tony Nolan, de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, añadió: «Estos resultados son alentadores.

«Necesitamos herramientas nuevas y complementarias para aumentar los métodos de control existentes, que se ven afectados por el desarrollo de la resistencia a los insecticidas».